domingo, 26 de agosto de 2012

Prólogo...

25/06/12

Allá por el 2010, el viaje que hice con Ismael en el Transmongoliano, nos dejó huella y nos animó a buscar más aventuras. Dos años de ahorro después, en plena Crisis Económica, con la amenaza laboral a las puertas y sin un acompañante inicial, las dudas me asaltaron dejando en jaque las vacaciones veraniegas. Gracias a los ánimos de cuantos me rodean y especialmente a los consejos de dos personas muy importantes para mi, me lié una manta en la cabeza para comprar ese billete de avión...  click!  ...ya está....  "Gracias por su compra; le deseamos un buen viaje a CHINA" ....

Y os preguntaréis... ¿Y por qué a China?  Pues porque harto de cuentos Chinos, aquello es otro mundo por descubrir, con una cultura ancestral totalmente diferente a la occidental, un territorio inmenso lleno de contrastes, una tierra llena de oportunidades que hay que aprovechar cuanto antes, y el momento perfecto para practicar un Mandarin, del que llego recién graduado.

Y no solo eso, un viaje de este calibre, es una buena fuente de emociones, despierta habilidades ocultas en nuestro interior, hace cambiar nuestra visión del mundo y da un poco más de sentido a todo, llegando normalmente a significar un antes y un después, y dando origen a una nueva etapa de nuestra vida.

Y terminando... ; Llego a Pekin, tengo 30 días para llegar a Hong Kong, viajando libremente, eligiendo mis destinos sobre la marcha y disfrutando de todas las personas que se crucen en mi camino...  con una salvedad!... Pues he quedado con Ismael, que salió de España antes que yo y viene de dar un "Paseo por el Sudeste", para vernos en algún lugar del sur de China, y compartir parte de un camino que ya iniciamos hace dos años. Tras un mes en plena selva de Indochina trataré de corromperlo en los Casinos de Macao!!

Ni siquiera puedo asegurar que pueda completar este viaje satisfactoriamente, pero si todo va bien, espero que disfrutéis tanto o más que yo de esta aventura real... sin cuentos.


sábado, 25 de agosto de 2012

Marchena - Moscú - Pekin: Vaya tela...



26/07/12
El Miércoles por la mañana vuelo desde Málaga para Moscú, pero al llegar...¡sorpresa!...me dicen que hay "Overbooking"; para el que no lo sepa, esto es que todas las compañías aereas tienen permitido vender más billetes de la cuenta para compensar con los que no se presentan para coger el vuelo. Cuando si se presentan todos y no hay asientos, indenmizan a los últimos en llegar y tan panchos.

En mi caso, tras un intercambio de bromas y risas en el mostrador, me gano la simpatía de las chicas, y de la Sra. "Kent" (la jefa), que me cambia mi asiento a "Business"...¡Wow! ...esto si que es comenzar un viaje con buen pié. Aquí viajan mafiosos rusos de pantalon fino blanco y ejecutivos que te miran por encima de sus portatiles, ipads, smartphones... Creo que esto es mucha categoría para mi (me da vergüenza elegir los vinos), pero reconozco que el sillón reclinable, el plato de salmon ahumado y el ipad que suministran a los pasajeros y con el que comencé a escuchar las primeras notas de "Shoot to Thrill" (AC/DC), provocaron que esbozara una sonrisa de oreja a oreja y tuviese un presentimiento de buen augurio!






Tras 5 horas y pico de vuelo, escala en Moscú. Me encuentro con colas de controles absurdas, muchos españoles para diversos destinos y atrapado sin Rublos en la zona franca (pues nadie acepta euros) para comprar una maldita botella de agua.

Ahora si que viene lo duro.... seis horas y media en un Airbus inmensísimo, de 9 asientos por fila, plagado de chinos. A mi me toca una ucraniana que no habla más que ruso...resultado...autismo total y mi conversación más larga fue a la hora de elegir el menú con la azafata.

27/06/12

Llego a Pekin, trato de enderezar la espalda y rodillas, paso un par de trámites, saco dinero en yuanes, pillo un taxi con un chico mallorquín que viene a mejorar su nivel de acupuntura, llego a mi Hostel y... siestazo recuperador.


Son las 16 h, ya he puesto al día los correos y los programas antibloqueos (pues en China, todo lo que sean blogs, facebook y similares están censurados).

Cojo el metro y voy a visitar el hutong de Xicheng, barrio laberíntico muy auténtico, ubicado en los alrededores de un parque con un gran lago donde hay muchos aficionados a la pesca, pero el hutong de esta zona me ha decepcionado porque está muy arreglado y hay muchos turistas; nada que ver con el de hace dos años, que está en una zona alejada de la zona turística y era el mismísimo caos.




Aprovecho para sacar billetes a Pingyao (mi siguiente destino) para dentro de tres días. El problema es que de Pingyao a Xian, no hay billetes de tren. Sin embargo me da lo mismo. Pillo billetes y ya me buscaré la vida en Pingyao.


Amenaza lluvia, pero no rompe. Me conformo con los treinta y pico grados de bochorno y todo nublado, aunque hoy soy afortunado y rompe a llover justo cuando llego al hostel. Al fin, tiempo para relax, escribir, hacer amigos y supongo que para tomar unas "Pijius" fresquitas.


Lago Houhai - Xicheng (Pekin)

viernes, 24 de agosto de 2012

BEIJING (II): En mejora continua

28/07/12


Lo que fue el dia de ayer me decepcionó un poco, así que hoy la decepción no puede ser mayor. Por la mañana voy en metro a visitar "La torre de la campana" y "La torre del tambor": la primera se trata de una torre robusta de unos 50 metros donde hay una gran campana del siglo XVII cargada de leyendas e historia. La segunda torre es un edificio parecido, algo más grande en la cual hay ubicados un conjunto de tambores chinos como toneles que tocan periódicamente cada ciertas horas al dia. Lógicamente el tema del turismo es culpable de este espectáculo singular, pero no por ello deja de ser interesante.

video 





La idea siguiente es volver andando hasta "El templo del Lama", atravesando los barrios populares (Hutong) donde la miseria constante de sus calles llenas de casas donde la limpieza brilla por su ausencia, contrasta con el parque automovilístico de coches nuevos de gama media repartidos por el barrio.

Por cierto, la hora de la siesta, aquí no la perdonan, cualquier lugar es válido: Un banco del parque, el andamio de una obra, en los asientos del coche, en lo alto de una moto, tirado en la calle...


"El templo del Lama" es un auténtico monasterio Budhista, pero sin monjes, dedicado al culto general. Muchos chinos compran los palillos de incienso para hacer el rito de adoración en los diferentes altares de Budha, que por cierto, son impresionantes, a cada cual un Budha más grande.



Es aquí en este templo donde conozco a Jesús (de Mula, Murcia) y Sergio (de Alcalá la Real, Jaén), profesores que llevan un mes y pico viajando desde Rusia y a los que me toca comunicarles las últimas noticias de España (subida del IVA, rescates, recortes...). Flipan con todo, hacemos migas y nos vamos a visitar el único "Templo de Confucio"de Pekín. Más que un templo era una cripta, muy modesto, pero interesante, con clásicos de Confucio escritos en piedra. (Para mi sorpresa, tres años después, cuando me vine a vivir a Pekin, descubro que esto NO es el templo de Confucio sino una casa particular adosada con una historia relevante sobre Confucio. El templo es muchísimo más grande). Con esto nos vamos a comer algo en un antro y lo pasamos genial.


Tras despedirme de Sergio y Jesús, me fuí a la principal calle comercial de Pekin (Wanfujing) y entré para hacer unas compras un la mayor librería de la ciudad, con sus 6 plantas dedicadas a todo tipo de temas: Imáginaos un Corte Inglés de 6 plantas solo de libros, y... lleno de gente...nunca ví algo similar.

Vuelvo al Hostel para ducharme y descansar un rato antes de salir por la noche. Somos un grupo variado: una pareja de Australianos, dos Holandeses, un Canadiense, un Chino y una Eslovena. Nos vamos a una disco china con gogos, Dj`s...  toda una experiencia.

Lo mejor de Pekin: a mi parecer en dos años ha cambiado una barbaridad; del constante regateo de precios que yo viví, ahora no he tenído que hacerlo en ningún lugar. E incluso los taxis por la noche te cobran estrictamente lo que marca el taxímetro... inmejorable.

Lo peor... mejor no lo cuento.


jueves, 23 de agosto de 2012

BEIJING (III): El Palacio de Verano

29/07/12


Hoy Sábado, no hay mucho que contar. Lo mejor es que hoy el cielo está azul y soleado (se echa de menos). Me he levantado tarde y me he dedicado a tareas informáticas antes de ir a visitar el "Palacio de Verano".

Este recinto, como no podía ser menos, es otro brutal ejemplo de lo grande que son las cosas aquí. A unos 12 km a las afueras de Pekin, cuando en verano el calor de Pekín se hacía insoportable, el emperador con toda su corte cambiaba su residencia hasta aquí. Este palacio se trata de un extenso complejo que incluye un lago enorme y un bosque repleto de pequeños templos, estancias e innumerables caminitos que las unen entre ellas. Se necesita un dia entero para verlo todo tranquilamente, o una tarde a marcha forzada...como yo.

 
 Lo bueno era que con el dia despejado y el sol, las vistas eran inmejorables. Lo malo era el calor que azotaba y el rio de turistas chinos que atiborraban el parque; Los extranjeros no eramos ni 0,5 %.

Entre recorrer la colina repleta de templetes, parte del parque y rodear el lago, me hice como más de 10 km. Aunque me pese decirlo... pero estaba reventado.

El palacio de Verano, es una visita obligada para un turista, pero no para un "viajero". Eso sí, hace falta visitarla con tiempo suficiente.

Por la noche me quedé en el Hostel para ver el partido de baloncesto España-China. Lástima que el ambiente fuese decepcinante; hasta los Chinos pasaban.


BEIJING (IV): Poderoso Caballero...

 30/07/12

De nuevo me levanto tarde. He cogido la costumbre. Mi plan es medio mañanero, ya que a la tarde tengo que prepararme para recoger todo y largarme a "Pingyao". Asi, que tras el desayuno y los asuntos informáticos, me voy a ver el distrito financiero con su "World trade center".

La estación de metro de la zona financiera está bastante más cuidada y moderna que las del resto de la ciudad: "el dinero llama al dinero". Salgo del metro y me encuentro rodeado de rascacielos y autovías elevadas. Destacan sobretodo dos edificios: La "TV China" y el "World Trade Center".

La sede de la TV China es muy curiosa, es el último grito en arquitectura, con su helipuerto en el tejado y otros detalles que no sé explicar. Oí hablar de este edificio pero la verdad que es impresionante tener esa enorme estructura delante que enamora por su singularidad.



El "Worl Trade Center", con su nombre se presenta solo. Con sus 330 m de alto y 81 plantas, destaca como el edificio más alto de Pekin. Asi que decido ir allí a subir y echar unas fotos si fuese posible. Comienza a llover y me refugio con unos obreros chinos con los que entablo más que unas palabras. Siempre es una grata experiencia intimar con esta gente. Flipan cuando les digo que soy Español y comienza el juego de los tópicos.





Para subir al edificio se permite la entrada (depende a quien) para subir a la cafetería de la planta 80. Me siento muy raro con mis "pintas" en un edificio tan lujoso. Y la cafetería... pfff... no me atrevo ni a mirar los precios por si me cobran hasta por eso. Hago un par de fotos y  (al ver que no consumo) me piden amablemente que me largue...o eso es lo que intuí. Tras eso tuve un capítulo cómico intentando bajar con el ascensor colándome en alguna planta de oficinas...pero no pasó a más... este edificio me acongojaba... así que huí en busca del calor fraternal del populacho en los apretados vagones del metro.


No podía marcharme de Pekin sin visitar al tito Mao en Tian'anmen. Estuve allí de nuevo pero tampoco me gustó la sensación de estar envuelto en la inmensa masa turísta.

Paseo hasta el Hostel, recojo equipaje y me voy a la estación de tren, lloviendo y mojándome por no aceptar los extorsionadores precios de los taxistas. Ya en la estación a 5 minutos de que salga mi tren encuentro al fin mi vagón. Me tocan dos abuelas y una mujer con su hija: todas chinas por supuesto. Bromeo con la azafata en Chino: ¿Cuánta gente viaja en este tren? ¿Mil? ¿dos mil?...  se oyen risas...   ¡10.000!     No se puede describir la de criaturitas que existen por aquí.

Adios a Pekín y a sus más de 20 millones de habitantes.




video

miércoles, 22 de agosto de 2012

PINGYAO: Una Feria en Ávila


31/07/12

Amanezco durmiendo en el coche cama de un tren con destino "Pingyao". La abuela China, la mujer (Yong) y su hija (Luosa) son muy simpaticas conmigo. La abuela me dió unas chuches que resultaron ser unos higos envueltos individualmente como si fuesen caramelos.


Cuando llego a la estación de Pingyao está lloviendo; la mayoría de los turistas esperan que los recogan los taxis de sus hoteles, pero a mi no me espera nadie, así que hablando con unos y con otros me engancho con una familia francesa para llegar al centro y voy a mi albergue.


Pingyao es de las poquísimas ciudades antiguas que resistieron a la destrucción infame de la Revolución Cultural. Consiste en un centro histórico totalmente amurallado y en perfecto estado, digamos que es la Ávila de China. Tan solo el muro sur tuvo un derrumbe y se volvió a reconstruir, pero el resto es todo original y sus calles están dispuestas de forma cuadriculada.



En estas calles emergen una gran variedad de auténticas casas de época de la dinastía Ming perfectamente conservadas. El único problema del centro es que está tan recargado de negocios que se ha convertido en una verdadera Feria: es demasiado turístico.

En el Hostel conozco a Carlos y Berta de Madrid. A pesar de que chispea me voy a dar una vuelta con ellos por la ciudad. Muy curiosa la iglesia cristiana que hay allí, para la comunidad local china, que aunque muy modesta, no deja de ser interesante.




El centro está recargado de tiendas y de astutos comerciantes que intentan cobrarte por cualquier cosa. A última hora conocemos a Alejandro, un cubano exiliado en New York, a Carolina (Brasileña) y a Marthins, de holanda. Nos vamos todos a comer. La comida China es increiblemente buena y además aún no he tenido ningún efecto secundario.
 
Pingyao por la noche cambia a una visión genial. Farolillos rojos encendidos por las calles y enormes torres adornadas con luces como si fuese navidad. Pingyao hay que verla, pero con una tarde o un día es suficiente.



Se aprende mucho escuchando, y esta noche se habló mucho de actualidad económica, viajes, planes de futuro, lingüística, anécdotas y por supuesto todo acompañado de muy buena comida China. Una confusión constante entre inglés, español y chino entre cervezas y farolillos fueron los ingredientes para pasar un rato estupendo. Al fin tengo que despedirme de todos. Al dia siguiente tengo que coger un autobús para Xian.






Murallas de Pingyao, al anochecer.

martes, 21 de agosto de 2012

XI'AN (I): Capital del viejo imperio.

01/08/12

La mañana es terrible. Mi ventana da a la calle y desde las 6 de la mañana escucho a comerciantes, verduleras y un insoportable tráfico de vehículos. Intento dormir, pero no me dejan. Mi próximo destino es Xian, la capital histórica por excelencia de China. He reservado billete de autobús. Tarda 6 horas y no sé lo que me voy a encontrar.

Conmigo va Marthïns y una pareja de italianos. Nos llevan con todo el equipaje en una especie de carro-moto hasta la parada del bus y este nos recoge. La verdad que me sorprende por dentro con sus cómodos asientos grandes. Lo peor es el hilo de películas de cine fantástico Chino de serie B (por lo menos) con el que nos torturan, a pesar de que parece divertir a los Chinos. Cuando se monta en el autobús más gente de la cuenta sacan de los maleteros superiores sillas playeras para sentarse en el pasillo. Aquí todo está estudiado.


Llegamos a Xian algo cansados, montamos el típico espectáculo en la calle para preguntar por el autobús de línea a nuestro Hostel. En cuanto te ven con un mapa y hablando con alguien se arremolina un gentío entorno con mucho interés pero harto agobiante. Al fin damos con el bus y llegamos sin problemas.

Xian es la capital antigua de China, es donde se forjó todo. El emperador Qing, desde esta provincia, a base de conquistas y pegar palos, creó el primer reino unificado de China con capital aquí en Xian. Con el tiempo, a causa de las amenazas invasoras y un cambio de ubicación de la capitalidad, fue perdiendo importancia en favor de Pekin y Shanghai. El hallazgo arquelógico de las tumbas de los guerreros de Terracota la ha revitalizado, siendo hoy uno de los primeros enclaves turísticos del país.







Tras el pertinente descanso, aseo y consultas informáticas, me voy a dar una vuelta con Marthïns y Laura, de alemania. Nos recorremos todo el barrio musulman. Los musulmanes llevan aquí casi desde el comienzo del Islam, cuando llegaron con los mercaderes de la ruta de la seda. Es muy curioso ver a las mujeres con pañuelos en la cabeza y a los hombres con el atuendo musulman. Incluso algunos establecimientos tienen rotulados nombres en árabe.

Al final acabamos en un antro chungo chungo cenando en el que a pesar de la poca variedad todo estaba riquísimo. Ojo, pedimos servilletas y nos dieron un paquete de Clinex.





 

lunes, 20 de agosto de 2012

XI'AN (II): Guerreros de Terracota

02/08/12


Hoy toca la visita a los famosos "Guerreros de Terracota de Xian". Así, que Marthïns y yo nos vamos a la estación de trenes desde donde parten autobuses hacia el complejo. Estando en cola conocemos a dos chicas españolas, Susana y Mamen, de Madrid, las cuales se unen a nuestra empresa.

El autobús cuesta tan solo 22 yuanes (unos 3 €) para un trayecto de una hora. Somos los únicos occidentales. Lo mejor del viaje fue cuando en mitad de trayecto una madre pone a su chiquillo en medio del pasillo literalmente a hacer "pipi". Nadie se inmuta y antes de que todo el charco llegue a ambos extremos del bus con el tragineo, la azafata llega con la fregona para solucionar esta escena rutinaria.... simplemente hay una mentalidad radicalmente distinta.


Una vez en Xian y sacadas las entradas (ojo, que hasta ahora he conseguido descuentos en todos los sitio a precio de estudiante... porque puedo, jeje) accedemos a un complejo inmenso donde hay pequeños taxis incluidos en el precio de la entrada para llevarte a las tumbas.


Hace unos 2.200 años, cierto señor de la guerra, llamado Qing Shi Huang, comenzó a hacerse grande a base de consquistas, hasta tal punto que se autoproclamó primer emperador de China, siendo el primero de la dinastía Qing; pasará a la historia por ser el precursor de dos de las más grandes maravillas del mundo: La Gran Muralla y el ejército de guerreros de Terracota.

Para seguir comandando sus tropas tras su muerte hizo construir un mausoleo gigantesco en tres fosas donde albergó una réplica de un ejercito de unas 6.000 estatuas de terracota en formación de batalla, con diferentes unidades de soldados, carros, caballos y unidades de mando repartidas en tres grandes fosas y originalmente bajo bóvedas de maderas y muros de 3-4 metros de altura.


Cada soldado es diferente con todo detalle de rasgo facial. Tenían una amplia variedad de armas con un tratamiento policromado que evitaba su oxidación. Esta técnica no fue inventada por los europeos hasta mediados del siglo XX. Cada figura está pintada con colores a mano, pero se oxida con el aire, por lo que la mayor parte del ejército aún no está desenterrado hasta que se consiga una formula para tratar los pigmentos.



En 1974, unos campesinos Chinos excavando un pozo para buscar agua, encontraron algunas figuras. La noticia se corrió, el gobierno envió unos arqueólogos y comenzó la leyenda. Curioso ver, en el museo de los yacimientos, el diploma Premio Principe de Asturias que se otorgó al grupo de arqueólogos en el año 2010.

No me canso de decirlo. Ya desde sus orígenes, en China se hace todo enormemente grande.

Tras la visita, tiempo para comer en un chiringuito y discutir encarecidamente el precio ya que tratan incluso de cobrarnos la vajilla. Cuando me ven que les hablo sin problema en Chino se avergüenzan de inmediato y renegocian un precio justo sin problemas, y al final todo son risas y un repentino interés por mi presencia. Les parece insólito que un "Waiguoren" pueda hablar su idioma.



Regresamos a Xi'an, nos despedimos de Mamen y Susana, montañeras y aventureras donde las haya. Tiempo para descansar en el Hostel y para salir por la noche a cenar. Eso si, siempre en garitos auténticos donde la comida es excelente, y por cierto, aún sin efectos secundarios. Y para rematar, curso acelerado del kiriki para mis amigos y otros dos Coreanos que se partían cada vez que escuchaban "kiriki"!!


domingo, 19 de agosto de 2012

XI'AN (III); El Monte Huà (Hu'a Shan)

03/08/12 - 04/08/12

Tercer día en Xi'An. Llevo varios días comiéndome la cabeza sobre si ir al "Monte Hua" o no, ya que el parte meteorológico no es bueno, y me han recomendado que si está nublado (como de costumbre), no merece la pena pegarse la paliza. Además me dicen que está lleno de gente y es mejor hacer la subida de noche para llegar y ver el amanecer.

Para no comerme la cabeza aprovecho la mañana para visitar el Museo del Bosque de Piedra, lleno de famosos escritos de Confucio tallados en piedra, y una amplia variedad de esculturas. La verdad que no ha sido muy interesante. Me vuelvo a mi Hostel, no sin antes pararme en un centro comercial para hacer una "compra especial".
 

Finalmente me decido, y firme me preparo para dejar mi habitación, dejar mi mochila en cosigna y coger lo estrictamente necesario para acometer la subida nocturna: Frontal, sudadera, agua, algo de comer, mi guía y mi cámara.

Dicho y hecho me voy a la estación de tren, ya que leí en algún sitio que tardaba media hora, mientras que el autobús tardaba unas dos horas y pico. Saco billete sin problemas, aunque me dicen que es sin asiento. Me da lo mismo, lo tomo igual, por 20 yuanes.

Ya conseguir entrar en la estación es una proeza de la gran cantidad de gente que mueven las estaciones. Cuando anuncian mi tren y veo la columna milenaria de personas ponerse en marcha, me aterra pensar en lo que me espera.


Estoy en medio de un rio humano de cuerpos y equipajes del que casi me llevan involuntariamente. Sin embargo mi vagón no está colapsado, me siento en cualquier sitio (hasta que me echen) y se me une una familia China con la que comparto la casi hora y media de viaje, entablo conversación y me gano su simpatía. Wendy, Papá y Mamá (así los llamo) también van a "Hua Shan". Papá es ingeniero, de 47 años, trabaja 10 horas al día, de lunes a Viernes y medio dia del Sábado, y tiene 10 días de vacaciones al año, repartidos en varias veces nunca siendo más de 3 ó 4 juntos; y los días de fiestas casi no existen en China. Wendy, su hija estudia idiomas y me entiendo tanto en Chino como en inglés.

Con ellos tomo un Taxi hasta el parque. Son las 22:00h y nos preparamos para comenzar la subida. Flipo cuando veo que la familia va con ropa de diario, calzado de oficina y botellas de agua en mano! ...(que Budha los proteja).




El "Monte Hua" (Hua Shan), es una de las cinco montañas sagradas del Taoismo. Esta religión creía que en ciertas montañas vivían dioses subterráneos, por lo que construían en lo más alto santuarios de peregrinación para los que buscaban la inmortalidad o médicos tradicionales cuyo poder se acentuaba en este lugar.

Su punto más alto es un pico de 2.160 m, con un desnivel en subida de más de 1.500 m en 6 km, una tortura de rampas y escaleras para incluso las piernas más entrenadas. Pero lo más impresionante es el hervidero de gente que está subiendo el monte. Si no lo veo no lo creo, pero me da que más de 20.000 almas van de camino a la cima. El Monte Huà es muy famoso para los Chinos, que aunque no son en su mayoría ni Taoístas ni practicantes, pero tienen un gran respeto a este enclave ya que forma parte de su cultura.




El camino de escaleras, en su mayor parte, está sembrado de chiringuitos y pensiones, donde el agua está a precio de oro. A veces no se puede avanzar de la gente que hay. Detesto los lugares masificados.

A pesar de ello, la luna llena que acompaña durante el trayecto hace que el entorno parezca mágico. Tras cinco horas de marcha, me salto una valla para echarme a dormir una horilla en un lugar apartado hasta justo antes de que amanezca.

Ya en la cumbre Este no hay siquiera hueco. Sin embargo me hago sitio en un lugar recóndito y de nuevo siento que me sonríe la suerte. El día es soleado, y en un lugar donde el sol luce tan solo 50 ó 60 dias al año, la jornada fotográfica promete.




Mi principal motivación para venir a este parque eran sus famosos y precarios pasos verticales adosados a las paredes rocosas con rudimentarios clavos y cadenas como únicos punto de acceso. Sin embargo no encontré nada de eso. En su lugar, para acceder a este lugar ya no era paso obligado, sino una atracción turística donde había que pagar por un arnés y un par de mosquetones de seguridad para hacer un pequeño trayecto de vértigo sin salida y lo que es peor, colapsado de gente. Esto me indigna y acaba con mis espectativas de darme el chute obligado de adrenalina.



Recorro los cinco picos que alberga el monte, y me enorgullece encontrarme entre los 5 únicos occidentales que hay en todo el parque. Las vistas son increíbles, tan solo difuminadas por una ligera capa de nubes lejanas. Me piden fotos posando constantemente, y unido a la falta de sueño opto por marcharme cuanto antes.

Hago migas con unos Chinos y me marcho con ellos para coger el telecabina que baja hasta la entrada del parque. Es caro, pero aún así, consigo el habitual descuento de "Hanyu Xuesheng". Hacemos escala y pillamos el tren sobre la marcha. La vuelta en tren con las constantes cabezadas es cuanto menos penosa. Pongo fin a una jornada bien trabajada. Mañana será otro dia.




sábado, 18 de agosto de 2012

XIAN (IV): Todo sobre ruedas

  05/08/12

Hoy tenía decidido pasarme el día entero en el salón, descansando y haciendo tareas pendientes. Pero anoche conocí a Luis, un ingeniero Chileno, que me ha propuesto salir a almorzar e ir a ver el "Templo de los 8 inmortales".

Nos cogemos un bus y tras unas preguntas al populacho nos plantamos en mitad de un Hutong auténtico.

Los ocho inmortales son un grupo de deidades mitológicas Chinas. Aunque son adorados dentro del Taoísmo, también forman parte de la cultura popular, por lo que son muy venerados. Estas deidades es raro verlas por separado, y sus poderes suelen estar relacionados con utensilios para realizar tanto el bien como el mal.


 Este templo suele ser igual a todo lo que hemos visto antes: Edificios con los picos doblados, recargados de adornos, sencillos en su interior, pero eso si, las estatuas de las deidades son muy llamativas y están custodiadas por auténticos monjes Taoístas que viven en el templo y no se dejan fotografiar.


La tarde comenzó soleada, después amenazó lluvia y después volvió a hacer bueno. Desde que estoy en China, bendigo al señor Maldonado y a su equipo de meteorólogos, porque en lo que respecta a los meteorólogos Chinos no aciertan ni de coña. Eso si, aqui ya sabéis que todo es a lo grande, y cuando da por llover, el agua se lleva pueblos enteros. 


Tras la visita al templo, hacemos unas compras en el supermercado y decidimos irnos a recorrer la muralla de Xi'an con bicicletas. La tarde promete.

A eso de las 20:00, Luis, Eli (una china de nuestro Hostel que se nos une) y yo, nos plantamos en la puerta de la muralla. Me ponen pegas para hacerme el descuento de estudiante, pero el dominio de la lengua me permite expresarle mi indignación y exigir mi descuento pertinente porque sì.... y lo consigo!, y es que para descuentos del 50 % hay que darlo todo.


Xi'an aún conserva su recinto amurallado original perfectamente conservado. 14 km de muralla y 20 metros de ancho en su parte superior que hoy dia está enfocado para el paseo de los turistas. Se pueden alquilar bicicletas por 100 minutos para hacer todo el recorrido.

Echaba de menos la sensación de velocidad a cada pedalada. Y esto me recargar de energía. Las vistas de la ciudad al anochecer son geniales. Carreras, fotos, risas y incluso tiempo para meditar. Hasta ahora para mi ha sido lo mejor de Xi'an.


Volvemos al Hostel para organizar alguna fiesta. Un grupo de Españolas recién llegadas, dos Británicos, una Holandesa, dos Italianos, Luis y yo, salimos a saborear la noche en Xian. Abamos no todos en un interesante pub urderground, refugio de los jóvenes más vanguardistas de Xian, y donde estuvmos jugando a juegos de grupo inolvidables. Muchas risas para tan pocas cervezas.





viernes, 17 de agosto de 2012

XIAN (V): El corazón de Xian

06/08/12

Hoy tengo previsto dar un ligero paseo y quedarme a descansar en el hostel. Así que después de desayunar churros chinos y productos sucedáneos, me marcho a visitar la "Pequeña Pagoda del Ganso Salvaje". A tan solo unos 25 minutos caminando, en este mismo recinto también se encuentra el Museo de Historia de Xian.

La pequeña pagoda es una torre de 13 pisos, del siglo 8 d.c. que posee una gran campana en la cima.... nada más relevante.

La entrada incluye la visita al museo. Este está rodeado por un gran parque muy cuidado y placentero, refugio de músicos esporádicos que encuentran aquí su inspiración. Por supuesto que no podían faltar los gansos deambulando libremente en torno al lago del parque.

El Museo en sí contiene una amplia variedad de esculturas Budhistas, pequeños restos arqueológicos y lo más interesante que vi fue una moneda Romana que no sabría decir de que año, pero que podría estar relacionada con la leyenda de la Legión perdida.

Me vuelvo para descansar toda la tarde y hacer asuntos pendientes. Esta noche la gente está de nuevo animada, y de nuevo nos juntamos los británcos Nick y Sam, la holandesa Ann, Francesco, Pietro y yo. Esta vez nos vamos a un puestecillo en medio de la calle al aire libre y junto al muro de la ciudad que lo regentaba un amigo de nick: un chino rastafari que toca guitarra y percusión. Entre todos pasamos una noche entre cervezas y acordes, cantado, compartiendo anécdotas, experiencias, bromas, de tal modo que nadie tenía la sensación de encontrarse en un lugar remoto desconocido.

Lo mejor de todo fue cuando apareció otro chino estilo bohemio que solo tocaba canciones cantadas en español (con un acento descuajaringante) y que se declaraba admirador de "Paco de Lucia".

 Xian no solo es una ciudad mezcla de culturas: Musulmanes, Budhistas, Taoístas... Xián es una de esas ciudades que no aparenta lo que realmente es. No es que me haya marcado profundamente, pero si que me ha dejado un buen sabor de boca. Tiene mi aprobado.



jueves, 16 de agosto de 2012

VUELO DE CONTRASTES

07/08/12

Hoy es el dia de partir hacia "Jiuzhaigou". Tres días antes compré el billete de avión que me llevará a la provincia de Sichuan, salvándome los 750 km que me distan por montañas. Así que tras desayunar los cotidianos churros chinos, preparar mi mochila y dejar mi habitación, me cojo el bus que me llevará al aeropuerto de Xian, que está a una hora de camino.

El aeropuerto de Xian, una infraestructura espectacular de tres terminales impecablemente nueva es una prueba más del acelerado crecimiento económico Chino.

Cuando llegué a la terminal decidí entrar en uno de esos cafés de buena imagen a tomarme algo mientras navego en internet para hacer tiempo: ¿Cuanto me va a costar un zumo de naranja en china? Mi sorpresa fue que me cobraron SEIS malditos Euros por un zumo de naranja en China... Y para colmo internet no funcionaba bien... ; Si este es el nivel económico de los ejecutivos, viajeros y todo tipo de pasajeros que pasan por esta clase de aeropuertos, no es ninguna locura que mi pronostico para que china se convierta en primera potencia mundial antes de 10 años.

Lo que está claro es que China tiene unos contrastes grandisimos, porque mientras he visitado zonas donde la miseria es la protagonista, en el turismo interior chino observo que todo el mundo tiene como poco móviles táctiles, tablets, cámaras reflex con objetivos desproporcionados y se permiten comer en cualquier establecimiento desangrador.

Es por ello, que me encuentro desorientado en cuanto al nivel económico real de la población de este país. Está claro que hay dos Chinas: La metropolitana y la rural, con una diferencia abismal. Y además se va acrecentando a una velocidad vertiginosa.

El vuelo, es como cualquier vuelo, cómodo, con azafatas agradables. Qué menos!, para un precio de 115 €...

El aeropuerto de Jiu Huang (en alusión a los parques naturales de Jiuzhaigou y Huanglong) está ubicado en medio de una cadena montañosa a 3.000 metros de altura. Es impresionante cuando el avión va a aterrizar y se encuentra rodeado de montañas desproporcionadas repletas de frondosos bosques. El aterrizaje fue simplemente espectacular. Cuando noté los vaivenes de la cabeza del avion durante la frenada, por unos instantes me vi en lo peor. Uffff.

Nada más salir del avion se siente la bofetada de frescor, y en la entrada del aeropuerto proliferan las tiendas de chaquetones de montaña y forros polares.

Cojo un taxi (una furgona con 13 personas apiladas) con destino a el Parque de "Jiuzhaigou". El camino es todo impresionante. Es aquí donde comienzan las cadenas montañosas que llegan al Tibet, y es aquí también donde la cultura Tibetana comienza a hacerse presente. Desde la furgoneta obsevo grandes montañas de esas que uno no puede dejar de fotografiar, aldeas de estilo Tibetano, llenas de banderolas multicolores, y aldeanas con sus atuendos típicos caminando por la carretera.

Al fin llego al área de Jiuzhaigou, que es un conjunto de aldeas repletas de hoteles y tiendas a precios desorbitados. Mi problema es que no tengo reserva y tenía entendido que no tendría problema, pero conforme voy preguntando, o me dicen que no hay camas o me piden un precio excesivo. Finalmente, tras rechazar varias "ofertas", e intentar regatear lo máximo, me quedo con una cama en una habitación compartida por 12 € la noche. Una barbaridad, para los 4 ó 5 € que me venía costando.


En el alberque conozco a Jon, un Sueco que está de vacaciones y me da información del parque. Internet aquí va fatal. Asi que tan solo me queda descansar y prepararme para la visita matutina al parque.